Reseña de Nayra Bajo

Más breve de lo que me hubiera gustado, la jornada que he podido compartir en LPA Confidencial 2022 ha sido intensa. El viernes que estuve presente y participé en una de las mesas pude procesar conocimientos de autoras y autores que me han servido no solo para expandir mis horizontes literarios, sino también para reflexionar sobre mi propia escritura.

Gracias al seguimiento que se hizo en redes sociales y a la retransmisión telemática, me he quedado con muchas píldoras de información igualmente inspiradoras. Desde la perspectiva de otros países y formas de publicar hasta cómo tratar los hechos y personajes, pasando por el proceso creativo individual o colectivo.

Creo que este tipo de festivales son la oportunidad perfecta para hacer comunidad entre escritoras y escritores, conocernos y enriquecernos mutuamente. Cuanto más diversos, dinámicos y participativos sean estos espacios, más podemos obtener de ellos. Aunque creo que estos tres factores estaban bastante conseguidos, aspiro a poder compartir una próxima edición todavía más diversa. Sobre todo, en la que haya muchas más horas comunes para compartir más, crear mayores sinergias y conocernos mejor. Para mí, es algo fundamental en el mundo literario, y es que para escribir hay que mirar hacia fuera y ver cómo escribe y piensa el resto del panorama.

Después de unos días para tomar perspectiva sobre el festival, concluyo que ha sido una experiencia enriquecedora, pero me quedo con hambre de más. Ya espero la siguiente edición.